0 / 7
ContentOps: cómo producir contenido útil para los usuarios y los intereses del negocio

ContentOps: cómo producir contenido útil para los usuarios y los intereses del negocio

De la misma forma que en los últimos años se popularizó el concepto DevOps, actualmente se está hablando de ContentOps.

Con DevOps hablamos de aquellos procesos que han transformado el desarrollo de software en un concepto que rompe los silos departamentales para asegurar que los cambios en el software se ejecutan rápidamente, para beneficio del consumidor y de la empresa. Este concepto, aplicado al contenido, agrupa todos los procesos necesarios (y, a menudo, obviados) que median entre la estrategia de contenidos y su publicación. Es lo que se denomina ContentOps.

Asegurarse que los contenidos responden a los intereses del usuario y del negocio

A menudo, hay poco trabajo en las organizaciones entre las tareas de marketing de contenidos y su publicación en un CMS. Pero en realidad el contenido, para ser valioso, requiere ser trabajado: hay necesidades de personas, de procesos y de tecnología.

Es preciso que el contenido sea cualitativo, que se genere con rapidez, en grandes volúmenes, que respete normativas, que todo el mundo pueda contribuir... Para cumplir con estos requisitos, es necesario establecer un modelo de gestión, roles definidos, workflows de producción, definir plantillas y tipos de contenido...

¿Por qué el contenido tiene que ser distinto a otros entregables en las empresas, sujetos a asegurar que se ofrece la mejor experiencia al cliente? No por el hecho de ser inspiracional el contenido debe apartarse de la necesidad de aportar valor a cliente y organización.

Producción de contenidos escalable

Con un enfoque de ContentOps podemos conseguir que los contenidos tengan valor, pero también que su producción sea escalable. Este enfoque requiere que haya personas dentro de la organización enfocadas a asegurar que esta agilidad en el tratamiento de los contenidos da sus frutos.

Para poder hacer que los procesos relacionados con los contenidos sean escalables, hay que cambiar el enfoque. Por ejemplo, pensando en módulos de contenido que sean componentes, fácilmente editables, reconfigurables y reutilizables en forma de nuevos productos comunicativos. O estableciendo parámetros de mantenimiento, actualización y refresco de contenidos para alargar su vida útil. Y debemos establecer formas de asegurar que ese rendimiento que buscamos en los contenidos sea medible.

Todo ello requiere un cambio conceptual en un ámbito que a día de hoy sigue siendo trabajado fundamentalmente en silos.

La gestión de contenidos tiene demasiadas variables como para dejarlas en manos de las personas que, con la mejor intención del mundo, dedican la mayor parte de su día a publicar esos contenidos. Estas personas deben trabajar con unas herramientas, con unos procesos definidos y con otras personas de la organización para asegurar que todas las variables se alinean en favor de un mejor resultado.

Los contenidos son formatos distintos, idiomas diferentes, objetivos de comunicación variados en función del target al que nos dirigimos... un enfoque ContentOps nos ayudará como negocio a conseguir que el marketing de contenidos aporte más valor.

Comparte

ContentOps: cómo producir contenido útil para los usuarios y los intereses del negocio