0 / 7
El éxito de trabajar con microinfluencers en redes sociales

El éxito de trabajar con microinfluencers en redes sociales

El marketing de influencers ofrece a las marcas una posibilidad de relacionarse y acercarse a líderes de opinión y a sus numerosos seguidores, y por ello se ha incrementado en los últimos años la apuesta por tener en cuenta a influencers en las estrategias de marketing.

Ahora bien, al hablar de influencers se debe evitar el medir a todos de la misma forma. Porque no es lo mismo un influencer con cientos de miles de seguidores que otro con decenas de miles.

Los influencers con menos seguidores, también conocidos como microinfluencers, suponen una oportunidad para las marcas, porque por sus características tienen ventajas sobre los macroinfluencers. Estas son las más relevantes:

  • Suelen estar orientados a un nicho más concreto que los influencers con mayor número de seguidores, lo cual puede ser mejor para una estrategia que tenga una intención de estar más cerca de las ventas que de acciones de upper funnel.
  • Tienen una mayor influencia sobre sus seguidores sobre el tema en concreto, porque normalmente son grandes expertos en el tema.
  • La inversión necesaria para trabajar con ellos es mucho más reducida que en el caso de los influencers más populares y con más followers, precisamente por ser más nicho.

Estas ventajas, que son las principales, se complementan con otras que también son relevantes. Los microinfluencers tienen menos seguidores, pero con frecuencia son más activos. Es importante para las marcas no centrarse únicamente en el volumen de seguidores, sino en su engagement. Este tipo de influencers tiene más likes de sus seguidores, más comentarios y sus seguidores tienen una gran confianza en sus opiniones. Es por este motivo que una recomendación de un microinfluencer está mucho más cerca de conseguir una venta que la de un macroinfluencer.

Y aunque por un lado las publicaciones de los microinfluencers parecen con frecuencia menos profesionales, por otro lado son a menudo más naturales, y por ello más conversacionales y cercanas y menos comerciales.

Por todo ello, si una marca tienen necesidad de conseguir mucho reach con su campaña, puede ser mejor plantearse una estrategia relacionada con un grupo de microinfluencers que apostarlo todo a una carta con un gran influencer, con muchos seguidores pero menos engagement.

Además, todo el proceso de negociación y contratación de un influencer con pocos seguidores, aunque a menudo también tengan intermediarios o agencias, suele ser más ágil que con grandes celebridades. Son más cercanos también en el trato con las marcas, como lo son con sus seguidores.

Si como marca nos planteamos trabajar con microinfluencers, lo más acertado para dar con los idóneos es empezar por nuestros propios seguidores, y ampliar a partir de ahí. Es muy probable que entre ellos encontremos auténticos embajadores de la marca con un volumen considerable de followers. No hay mejores candidatos para una marca que trabajar con las personas que de verdad tienen una estima por ella.

Comparte

El éxito de trabajar con microinfluencers en redes sociales