0 / 7

Artículos sobre Medición y Benchmarking

El benchmarking tiene un potencial increíble para mejorar un negocio, pero no desde la simple mimetización de lo que funciona en otros negocios. Es de sentido común, pero es también fácil caer en el error, puede ser demasiado tentador aplicar a nuestro negocio lo que funciona en referentes del sector.

 

Es mejor pensar en el benchmarking como un indicador más en la medición del rendimiento. Debemos utilizar los datos extraídos del benchmarking continuo para poner en marcha una mejora del rendimiento sostenida en el tiempo, que nos acerque a los estándares de calidad del producto o servicio analizado.

 

Establecer un proceso de benchmarking no es sencillo: debe ser un proceso, no una investigación llevada a cabo de forma aleatoria cada tanto tiempo; debe tener identificados los elementos a medir; y debe definir de forma rigurosa el rendimiento de nuestro negocio para cada variable y el que se observa en el benchmark.

 

El objetivo es que los responsables del benchmark puedan evaluar cuál es el rendimiento objetivo al que debemos aspirar, que no tiene por qué ser igual al de los competidores.